La inhumanidad que nos rodea

Qué será de los niños?

"Asombra que yo no haya abandonado aún todas mis esperanzas, puesto que parecen absurdas e irrealizables. Sin embargo, me aferro a ellas, a pesar de todo, porque sigo creyendo en la bondad innata del hombre."

Anne Frank




No quería escribir acerca de nada relacionado con el sistema Capitalista y sus demonios en acción. De verás estaba concienciada para prescindir de nuevos relatos para no dormir; pero la realidad está siendo tan dura y constante en su porfía inhumana que no me deja otra opción moral más que la de volver a gritar por ellos. Gritar para que mi aullido se expanda por el mundo y en mi canto encolerizado de desesperación logre llegar hasta lo más hondo de algunas Almas que aúllen conmigo para despertar conciencias en sueño eterno.
 
Al leer sobre explotación sexual, violaciones y toda la clase de tropelías que padecen muchas personas que son como tú y como yo, aunque los llamen “migrantes”, y que tan solo se diferencian de nosotros por haber tenido la mala suerte o desgracia de nacer y criarse en un lugar lleno de sangre, balas, explosiones, violencia y más violencia, siempre gratuita, injusta y sin razón de ser, se me encoge el Alma; y no solo eso, porque yo, soy de las que intento mantenerme DESPIERTA, de las que persigo como ideal de vida el acrecentar mi Conciencia para aprender y comprender todo lo que pueda sobre este mundo, pero sobre todo, acerca de las ideas y acciones que conforman la humanidad.
Cuando lees y ves y te haces una pizca más consciente de todas las cosas horribles que siguen sucediéndose, incesantes, en esta nuestra Tierra, no quieres dar crédito a que así sea; pero lo es, y no podemos, no debemos obviarlo, ni mucho menos olvidarlo.
Primero piensas que se debe estar haciendo algo por toda esta gente pero después te informas mejor y te das cuenta de que no es así, de que nadie los quiere cerca y mucho menos permanentemente viviendo en sus países tan civilizados que, por otra parte -oh moralejas de la vida-, demuestran todo lo contrario. Luego crees que es cuestión de tiempo, que hacen falta más acuerdos y mejor organización entre nuestros países para coordinar esa ayuda. Y piensas que, al final, todo se resolverá, que la ayuda llegará y lograremos salvar a todas esas personas que huyen de tantas cosas malas. Pero luego te das cuenta de que eres una ilusa y de que nada de eso va a pasar, porque como todo lo humanitario, lo primordial e importante para las personas hoy en día, nunca sucede.
 
Lo que pasa solo pasa porque lo vemos en la tele; esa es la ventana hacia el mundo en la que todos creemos. Solo que en la tele nos enseñan algunas imágenes, nos explican algunas de las pequeñas historias de dolor y de miedo, pero, acto seguido, nos muestran y hablan de otra cosa totalmente distinta que nos hace endurecer las venas y nuestros corazones. Esa es la doctrina del shock a la que tan acostumbrados nos tienen.
Pateras rebosantes de gentes de todas las edades y estatus pereciendo o salvándose a duras penas por la gracia divina de los dioses del olimpo griego o los salvavidas de algunas Almas buenas dispuestas a auxiliarlos a cambio de absolutamente nada -de esos, hoy, quedan muy pocos. Mayores y niños en refugios donde los mantienen hacinados a temperaturas insoportables todo el año, sin los servicios básicos completos y rezando para que no les ocurra nada más malo de lo que dejaron atrás, teniendo en cuenta que muchos de ellos –de los pequeños- no tienen familia en la que escudarse. Ves ese horror y te estremeces, pero no lo suficiente como para hacer algo, lo que sea, aunque solo sea enviar un tuit o escribir tus pensamientos al aire; no. No te da tiempo a tomar la conciencia necesaria ni suficiente como para alterar tus ideas porque enseguida te ponen otra noticia, y esta vez es algo amable, tal vez relacionado con esa película que tanto estabas esperando a que estrenaran, o un bonito reportaje sobre el afluente de viajeros que se espera que inunden nuestras ciudades para el puente que da la bienvenida a los felices días navideños… Lo que sea con tal de desviar tu mirada y tu mente del dolor y la rabia y la impotencia que deberíamos sentir ante esto. No, como bien dice Protestona no les interesa que nos hagamos conscientes de eso. Evidentemente no se puede ocultar esa verdad que clama a voces, pero sí lo pueden manipular, manejar a su antojo; y eso es lo que hacen, nos lo enseñan lo justo para que nos escandalicemos y todos digamos y comentemos entre nosotros lo terrible de su situación ¡pobrecitos!, pero poco más, porque más allá del arcoíris solamente hay soledad y miseria que preferimos no tener que mirar.
¿Nos mantienen informados? Yo creo que no. No, porque en realidad no somos conscientes del verdadero alcance ni de las consecuencias de lo que está pasando en aguas ajenas. No, porque si nos enseñaran cada día lo que sucede, si nos lo explicaran todo siempre, si verdaderamente supiéramos toda la verdad al dedillo, ella se haría tan insoportable que no nos permitiríamos seguir como si nada en nuestra perfecta burbuja de felicidad inducida.
Solo hay algo que remueve corazones, y es observar las lágrimas de un niño o de una niña. Cuando eso se palpa, cuando nos lo enseñan aunque solo sea por unos instantes, los corazones se desbordan y hacen saltar todas las alarmas álmicas. Porque los peques son eso, pequeñas ánimas desvalidas que solamente necesitan y han de nutrirse de Amor y enseñanzas y esperanzas en que las cosas buenas existen a su alrededor, y cuando vemos que esto no es así, reconocemos que estamos fallando, que el sistema no sirve y que hay que hacer algo, pero ¿Qué se puede hacer? ¿qué hacer cuando crees que estos niños viven desvalidos sin auxilio de nadie y te observas impotente ante tal hecho? ¿qué hacer cuando te informas mejor y comprendes que sí existen muchas personas ayudándoles, que no están solos aunque a esos muchos les cueste y aunque otros se empeñen en poner trabas? ¿Qué hacer ante el despropósito de vida que algunos pretenden promulgar y expandir?
 
Solamente te pido una cosa: ¡No desistas!, solo te pido eso. Que no desistas en tu propósito por mantenerte despierta, despierto.
 
Escribe Protestona (de alcantarillasocial.com ), que “lo que lacera algunos sensibles corazones no es que desde la muerte del niño Aylan (la foto del niño muerto en una orilla que recorrió el mundo) hayan fallecido en aguas del Mediterráneo más de 7.000 inmigrantes, ni que los traficantes de personas estén en el mejor momento para su negocio, ni que haya más de 20.000 refugiados menores atrapados en Grecia, ni que estén siendo víctimas de explotación sexual… Lo que daña sus ojos y sus sentimientos, es tener que verlo. Que se lo enseñes, que se lo pases por la cara, que lo cuentes, que lo denuncies, que se sepa. Porque hay ciertas cosas, a las que es mejor no darles difusión. La mierda, siempre está mejor debajo de  las alfombras.”
Y es que la situación de los niños refugiados (entre ellos 20.000 niños y unos 2.400 menores no acompañados, es decir, sin familia a la que acogerse) que siguen atrapados en Grecia desde hace más de dos años, se agrava día a día por la falta de atención de instituciones y gobiernos de Europa.
Viviendo en una situación desesperada en la que solamente recibían la ayuda de algunas ONG que dejaron de recibir fondos de la unión europea hace ya bastantes meses, estos pequeños, y también los mayores que les acompañan en su periplo sin fin ni destino seguro, se sienten morir, o lo que muchas veces se convierte en algo casi es peor, se sienten muertos en vida; seres con Alma y mente y empatía, y con las mismas ganas de vivir que tenemos todos, solo que a ellos nadie les ayuda, ni siquiera lo intentan.
Y todo-entre otras cosas- gracias al acuerdo firmado en marzo de 2016 entre la UE y Turquía en el cual a parte de plasmar bonitas ideas que no se cumplen, relega a los mal llamados “refugiados”, es decir, personas humanas como tú y como yo, al más rotundo OLVIDO. Esa es la verdad.

Puedes leer aquí el acuerdo: www.consilium.europa.eu

En resumen, para frustrar la gran actividad de los traficantes y “ofrecer” a los migrantes (o sea, las personas como tú y como yo) una “alternativa a arriesgar sus vidas” (amables ellos), la UE y Turquía decidieron poner término a esa “migración irregular” (o sea, personas como tú y como yo a las que no les queda otro remedio que buscarse la vida huyendo de miserias de todo tipo y guerras) desde Turquía a la UE. Para lograr este objetivo, estos lumbreras, acordaron una serie de líneas de actuación que, en realidad, resultaron nefastos, tanto por su mala iniciativa o propuesta base como por la falta de implicación real en ella.

Todos los nuevos migrantes irregulares que pasen de Turquía a las islas griegas a partir del 20 de marzo de 2016 serán retornados a Turquía.

¿Cual era el objetivo de esta actuación? Creo que está claro ¿no? ¡quitárselos de en medio!… y a otra cosa mariposa.

Los migrantes que no soliciten asilo o cuya solicitud se haya considerado infundada o inadmisible de conformidad con la citada Directiva serán retornados a Turquía.

¿Considerarán una solicitud de asilo el pedir auxilio dentro de una patera en mitad del océano? ¿Tendrán todos esos “migrantes” conocimiento acerca de estos acuerdos para saber como han de actuar y poder optar a quedarse en alguno de nuestros países de las maravillas?

Turquía y Grecia, con la ayuda de las instituciones y organismos de la UE, tomarán las medidas necesarias y acordarán los mecanismos bilaterales necesarios, entre ellos la presencia de funcionarios turcos en las islas griegas y de funcionarios griegos en Turquía a partir del 20 de marzo de 2016, para garantizar los contactos y facilitar así el funcionamiento fluido de estos mecanismos. Los gastos de las operaciones de retorno de migrantes irregulares correrán a cargo de la UE.
Turquía tomará todas las medidas necesarias para evitar que se abran nuevas rutas marítimas o terrestres de migración ilegal desde Turquía a la UE y cooperará a tal efecto con los estados vecinos, así como con la UE. (cooperando con barcos turcos que derriban pateras como podemos ver en este enlace: Impactante vídeo en el que desde un barco griego 'pinchan' a propósito una lancha con refugiados)

Es decir, ¡haced lo que sea necesario para que esta gentuza no venga a la gran Europa! No importa el cómo, dónde o cuándo, solo importa el fin único, el imperativo desalmado que insta a todo organismo con PODER para actuar sobre estas personas como tú y como yo, de la forma en la que se está haciendo:
NINGUNEANDO, IGNORANDO, ACALLANDO, DEJANDO, OVBIANDO, MALTRATANDO, EXPLOTANDO, HUMILLANDO, AHOGANDO, MATANDO.
Esta es la gran Europa a la que pertenecemos, donde todos somos cómplices acomodados de psicópatas al poder.
Lo que se ha hecho y se sigue haciendo con todo el empeño y el dinero que haga falta es impedir la entrada y acogida europea de miles de personas vulnerables que necesitan desesperadamente AYUDA.
¿Es esto humanidad? ¿Queda algún ápice de misericordia dentro de las mentes de los depravados que osan financiar sentencias de muerte y vidas en exclusión?

Lo peor es saber que esto seguirá siendo así, que mientras no nazcan nuevas formas de CONCIENCIA VERDADERA en el mundo, el mundo continuará marchitándose.
Yo solo sé que el Alma se me rompe con cada lágrima que han de derramar niñas y niños sin razón oportuna para que así sea. Solamente me adolezco por ellos, por nosotros los ignorantes, los temerosos, los impotentes… y por ellos, por los grandísimos PERVERSOS, DESALMADOS, INHUMANOS.


Proactiva Open Arms es una organización no gubernamental y sin ánimo de lucro cuya principal misión es rescatar del mar a los refugiados que llegan a Europa huyendo de conflictos bélicos, persecución o pobreza. Nace de una empresa de socorrismo y salvamento marítimo con dilatada experiencia en las costas españolas.
Ellos, con sus barcos, se dedican a la vigilancia y el salvamento de las embarcaciones de personas que necesitan auxilio en el Mar Egeo y el Mediterráneo Central, así como a la denuncia de todas las injusticias que están pasando y que nadie cuenta.


Oscar Camps (Fundador de Proactiva Open Arms ONG ):

Todo empezó con unas fotos de niños ahogados en una playa. Pensamos: si nosotros nos dedicamos a esto y lo hacemos en nuestras playas, ¿por qué allí se están muriendo y nadie les ayuda?

"Hay más esclavos ahora que en ningún otro momento de la historia. Parece increíble pero es así, algo no va bien en nuestra sociedad.
La UE financia grupos armados para que intercepten barcas y las retornen.
No hace falta que nadie muera en el mar. Esto está pasando a 500km de las playas.
Somos persones que hemos decidido hacer un cambio y hacer lo que Europa no hace."
 



 
  

Imagen1

Un hombre ayuda a niños migrantes a cruzar la cerca de la frontera a Macedonia.

Imagen2

Imagen4

Dibujos como estos impulsaron a los voluntarios de Lesbos a tratar el trauma al agua que tenían los niños. "Había monstruos en el mar y la gente se ahogaba", cuenta un niño.

Los niños migrantes que regresan al mar en Grecia para combatir los traumas de su peligroso cruce por el Mediterráneo.

Imagen5

Siete personas, entre ellas dos niños, mueren en un nuevo naufragio de una embarcación con refugiados en el mar Egeo, cerca de la costa de la isla griega de Kos.

Imagen7


Imagen6


+ INFO:

_MÁS DE 4.200 NIÑOS MIGRANTES HAN LLEGADO A GRECIA EN EL ÚLTIMO MES, 86 DE ELLOS SOLOS.

 
_Al cabo de un año del acuerdo entre Turquía y los países miembros de la Unión Europea para contener el flujo migratorio en el mar Egeo, organizaciones humanitarias, investigadores, académicos e incluso el think tank europeo del que partió la idea consideran que su aplicación –que comenzó el 20 de marzo del 2016– viola las convenciones internacionales sobre los refugiados, viola los principios humanitarios sobre los que se basa la UE e incluso su propio reglamento sobre tratados con terceros países.
ONGs, investigadores y académicos denuncian que se violan principios básicos del derecho humanitario internacional.

_Dos años después de las estremecedoras escenas del campamento de refugiados de Idomeni, Grecia vuelve a contar con un símbolo del fracaso de la política migratoria europea: el campo de Moria, en la isla de Lesbos.
Moria acoge a más de 7.000 refugiados, de los cuales un 60 % son mujeres y niños, que viven en instalaciones diseñadas para 2.300 personas.
Cuanto más tiempo permanecen en el campo, más se deteriora su salud mental.


_ La UE sigue apostando por la externalización de fronteras. “La externalización no va a funcionar, pero va unida a más violencia, más muertos en el mar, en el desierto y en las cárceles”.

_Quienes defienden los derechos de migrantes y refugiados, dicen, se enfrentan a un número creciente de "ataques" y a un "patrón de criminalización" en todo el mundo.
"Es un fenómeno global que tiene que ver con el cierre de las fronteras y con los ataques contra las personas migrantes, vistas como 'invasoras", explicó Michel Forst, relator especial de la ONU sobre los defensores de derechos humanos, en una entrevista en eldiario.es.

“Venden a los africanos allí. Es la verdad. Venden hombres. Incluso un chico de 15 años libio, está en su coche, armado, te secuestra y te vende por 200 dinares (124 euros), 100 dinares (62 euros)… y después, el otro te revende. Es la verdad”, explicaba Diaby Baba, migrante marfileño.





Comparte esta entrada

votar